Eloy Garza González

Jun 21, 2019

Los bailes de Peña Nieto con Jaqueline Tostado y Tania Ruiz


No hay peor campaña en redes sociales que sembrar perfidias, esparcir insidias y levantar sospechas. Peor si las comparten medios de comunicación impresos (no daré nombres para no contribuir con la infamia). Ahora le tocó el turno a Jaqueline Tostado, Miss DF en el concurso Nuestra Belleza 2009 y dueña de la agencia de modelos 360byJackie. A resultas de un video donde baila con Enrique Peña Nieto, le llovió en su milpa. Primero, porque dicen que la novia de Peña, la bella Tania Ruiz, fue edecán de su agencia, y eso le supone vínculos turbios. Segundo, porque invitó a Peña a una fiesta que organizó en honor de su hija, y eso le ratifica sus vínculos turbios.

 

Para empezar, uno puede montar en México el negocio que más le plazca, mientras éste sea legal. Y las agencias de modelos, les guste o no a sus críticos y a las defensoras feministas, son totalmente legales. Luego, que Tania Ruiz haya sido empleada suya, formal o eventual, tampoco es causal de delito, ni nada que se le parezca. Con el añadido de que Tania no era edecán, sino modelo. Existen diferencias de estatus laboral y de rango en cada clasificación: triple A, dos A o una A. Pero de entrada es tan legal y respetable ser edecán que ser modelo, mientras no se canteen del lado equivocado.

 

De las amistades que uno se rodee, ese es otro cuento: harina de otro costal. Si algo le reprocharía a Jaqueline sería exhibirse en video con Peña Nieto, un pésimo bailarín, agravio que se le añade el de haber hundido a su partido, el PRI, y de pasadita al país durante seis años.

 

Todos tenemos el derecho de que se nos pasen las copas y de tropezarnos en una pista de baile. En estos casos recuerdo un poema de Salvador Novo: “Los que tenemos unas manos que no nos pertenecen /

grotescas para la caricia”. Cambie el lector manos por pies, y se entenderá la comparación a la que aludo.

 

Quizá Peña se entregó a la embriaguez del baile sin cadencia, para olvidar sus dificultades con las autoridades de EUA, o por ser imputado en el caso de Odebrecht con Pemex, o por sentir terminada su negociación de impunidad con AMLO. Sabrá Dios. Lo cierto es que Jaqueline Tostado está al margen de ese sainete legal. Si acaso, podría reprochársele la clase de amigos que se carga, el tipo de amistades que cultiva y las canciones que tocan en las fiestas que organiza. Porque “17 años”, la canción de Los Ángeles Azules, que bailó con Peña Nieto, seguida de Tania Ruiz, es una de las melodías con la letra más misógina que se hayan escrito, a la par de los peores reguetones, que casi raya con la celebración del delito de estupro. Pero cada quién hace de su vida un papalote y de sus gustos melómanos un medio para tomar a la pareja de baile que más quiera para darse vueltas en las pistas de salón.

   

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Last modified on Viernes, 21 Junio 2019 19:32