Omar Elí Robles

Jun 21, 2019

El dinosaurio gana la batalla


Entre crear un nuevo PRI, o revivir al dinosaurio… escogieron lo segundo.

Pepe Narro significaba dar una nueva cara… la cara de un científico, la cara de un priísta limpio, honesto y sin esqueletos en el armario.

Alito Moreno es la continuación de la inercia política que apunta hacia el sureste, con los estilos de hacer política de aquellos rumbos.

Un Presidente de la República de Tabasco… entonces buscan a un dirigente nacional del PRI que viene de Campeche.

Alito representa a ese PRI-aplanadora, que ahora aplasta no a la oposición de afuera, aplasta a los rebeldes de su propio partido.

El PRI que se ofrece ahora, es el mismo que conocimos hace años, hace muchos años.

El tricolor de los discursos encendidos, de los grupos de acarreo, de lideresas y de líderes.

Es el PRI que a muchos mexicanos les encanta…

El PRI que hace pensar: “Que se vayan estos imbéciles y que regresen los corruptos”.

Porque la corrupción del PRI es muy mexicana…

El PRI que vuelve es el PRI que roba, pero deja robar.

Mejor imposible.

 

Last modified on Viernes, 21 Junio 2019 19:40